El fundamentalista

Elaboración veloz de leyendas cortas de terror

Elaboración veloz de leyendas cortas de terror

Si te interesa compartir leyendas cortas de terror con tus camaradas o con la comunidad de Internet en general, lo puedes hacer siguiendo estos breves tips, que te permitirán escribir este tipo de relatos en un santiamén.

Sabemos que quizás tus primeras historias aterrorizantes no sean las mejores, sin embargo, no te desanimes ya que mejorarás con el tiempo.

La primera característica que debe tener una leyenda corta es el sitio concreto en donde se desarrollará la acción. Si quieres puedes utilizar el nombre de tu ciudad o si lo deseas inclusive puedes usar una ubicación más concreta como por ejemplo tu colegio o el nombre de la empresa en donde trabaja alguno de tus papás.

Realmente no es importante si habitas en una zona conurbada o una rural, ya que lo que le interesa al lector es una historia que le produzca miedo. Por ejemplo, si conoces algún callejón que permanece oscuro durante la noche, puedes decir que ahí se aparece de vez en cuando un espectro.

También funciona jugar con los elementos climatológicos colocando el estilo del clima en una oración como esta: “El viento helado soplaba tan fuerte por entre los cabellos de Alexis, que hasta algunos de sus mechones quedaron congelados”.

Pasando al tópico que tiene vinculación con la creación de personajes, procura de que estos tengan rasgos distintivos. Es decir, descríbele al lector sus señas particulares. Supongamos que yo quiero narrar una leyenda corta que le sucedió a un niño cuando intentó bajar un gato de un árbol y se encontró que en la copa también se ocultaba una gran araña venenosa.

Puedo decir que el chiquillo era interactivo y que constantemente desobediencia a su madre, por lo que casi siempre acababa metido en un lío.

Por último, si la inspiración no te llega del todo, no olvides que puedes leer leyendas cortas clásicas y ahí encontrar las bases de la historia que deseas contar.